Historia

PRIMER BANCO DE ALIMENTOS

Por los años sesenta del siglo XX, un señor ya jubilado, llamado John Van Hengel, en Fénix (Estados Unidos-Arizona), participó en una recogida de frutas y legumbres organizada por una institución asistencial de dicho país, con objeto de atender a personas necesitadas. Pero se dió cuenta que, tristemente, eran muchos los parados y las personas marginadas a las que deben atender para poder llegar a todos los necesitados.

Un día, una madre de nueve hijos le cuenta cómo ella, teniendo a su marido en prisión, consigue dar de comer a todos sus pequeños recogiendo los alimentos que caen durante la descarga efectuada de madrugada en un supermercado vecino, alimentos que nadie los recupera. Ella le sugiere que pase esta experiencia a otras madres que se encuentren en su situación.

Con esta sugerencia, Van Hengel hace algo más. Organiza con unos voluntarios la recogida de alimentos sobrantes en distintos supermercados. Así, en 1967, nació en Fénix el primer banco de alimentos, denominado St. Mary´s Food Bank con un puñado de voluntarios y los 250 metros cuadrados de una vieja tahona. Esta idea se propagó con gran rapidez y, alentada la iniciativa por el Gobierno, se extendió rápidamente por todo el País. Enseguida este movimiento se extiende por los 50 Estados Federales de la Unión y Puerto Rico.

En París apareció el primer banco europeo en 1984 y cinco años más tarde se creó la Federación Europea (FEBA) al extenderse por casi todo el continente.

Los banco de laimentos son organizaciones sin ánimo de lucro, basados en el voluntariado, y cuyo objetivo es la consecución y aprovechamiento de los alimentos excedentes. Estos se hacen llegar a los Centros Asistenciales y, a través de ellos, a las personas que los necesiten.

Operan en sociedades desarrolladas como EEUU, Francia, Bélgica, Italia o España, con casi un Banco por provincia, despertando el espíritu solidario y difundiendo los valores humanos y culturales necesarios para resolver la cruel contradicción entre los excedentes y la pobreza existente.

En España, el primer Banco se creó en Barcelona en 1989. En el año 1996, se formó la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), que coordina y orienta todos los Bancos. Actualmente en España existen 43 Bancos a lo largo de todo el territorio nacional.

La FESBAL es miembro de la Federación Europea de Bancos de alimentos (FEBA), cuya sede está en la Avenida del General Leclerc, número 53, F 92340 Bourg-la-Reine- Francia.

La FEBA agrupa a los siguientes países : Bélgica, España, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Luxemburgo, Holanda, Portugal, Polonia, Suiza, y Ucrania.

En EE.UU las industrias agro-alimentarias y las grandes cadenas de distribución de alimentos colaboran con los Bancos de Alimentos formando lo que llaman “SECOND HARVEST”, segundo reparto, que realizan sistemáticamente con sus excedentes, sintiéndose dichosos de hacer esta contribución y, en algunos casos, ayudando incluso a la formación de voluntarios para los Bancos.

Sus donaciones gozan también de ventajas fiscales. SECOND HARVEST, con sus 350 donantes de importancia nacional, y su red de 181 Bancos de aimentos asociados, constituye la mayor organización de Caridad de los Estados Unidos, dedicada al auxilio de los que pasan hambre.

Según datos del año 1993 que nos han facilitado, esta organización hizo llegar alimentos (330000 Tm.) y dinero (más de 600 millones de dólares) a 181 Bancos de Alimentos asociados, (cada Banco tiene además sus propios proveedores directos de alimentos y socios que aportan dinero).

Atendieron a más de 50000 Agencias de beneficencia. Estas Agencias auxiliaron a 26 millones de personas al año. De ellas casi 11 millones de niños.

La eficiencia de esta Organización es extraordinaria : Por cada dólar que reciben, consiguen hacer llegar a los necesitados productos por valor de 68 dólares; gracias a los pocos gastos que incurren, el 99,7% de las donaciones va directamente a los necesitados.

Para dar una idea de la importancia que puede tener un sólo Banco podemos decir que solamente un Banco de Alimentos de Chicago, el “Greater Chicago Food Depository”, ocupa unos 10000 metros cuadrados de terreno, distribuye al año 7000 Toneladas de alimentos a más de 200 instituciones asociadas y se vale de la colaboración de más de 4000 voluntarios.

GENERALIDADES DE LOS BANCOS DE ALIMENTOS

El Banco de Alimentos es una organización sin ánimo de lucro basada en voluntarios cuya función principal es el aprovechamiento de los alimentos evitando su despilfarro.

Es interesante constatar que en sociedades como la Unión Europea, con todos los alimentos que se generan, si pudiéramos evitar el gran depilfarro que hay, organizando un buen reparto de lo que sobran, desaparecería totalmente el hambre en Europa, que realmente existe en parte de los estratos sociales más desfavorecidos. Y todo ello, sin distorsionar para nada el mercado establecido.

El Banco de Alimentos despierta la solidaridad entre las personas de bien; evita el despilfarro de alimentos que existe en el “primer mundo” especialmente; difunde los valores humanos, tratando de resolver en lo posible la pobreza aprovechando los excedentes; y acerca estos excedentes de alimentos a los organismos asistenciales.

Desgraciadamente España cuenta con tasas de pobreza superiores al promedio de los primeros quince miembros de la Unión Europea, sólo superadas por Grecia y Portugal. En el año 2003 se atendió en España a 325000 personas.

En el año 2011, en Vizcaya se han distribuido 3061 toneladas de alimentos entre 255 entidades. Con ello, se ha conseguido aliviar la situación de 26551 personas.

Los colectivos más castigados por todo esto son : enfermos, ancianos sin recursos, niños, inmigrantes, drogadictos, víctimas del alcoholismo, ex presidiarios, etc.

BANCOS DE ALIMENTOS

Para formar parte de la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) se han de aceptar en su integridad los principios que inspiran la labor que esta organización lleva a cabo en beneficio de los más necesitados y comprometerse a cumplir los mismos. Éstos son los Principios de Actuación que en esta Declaración se establecen :

1. Recibir, amacenar y distribuir solamente alimentos aptos para el consumo humano.

2. Manejar correcta, sanitaria y profesionalmente los alimentos procurando que lleguen en perfecto estado de salubridad e higiene a las personas que los necesitan.

3. Dar a los alimentos el destino para el cual nos han sido confiados, teniendo en cuenta que no nos pertenecen y que solamente somos administradores.

4. Las donaciones económicas que recibamos serán destinadas única y exclusivamente a los fines para los cuales nos hayan sido entregadas, respetando siempre la voluntad del donante.

5. La transparencia en nuestra gestión ha de ser total.

6. Fomentar y desarrollar el voluntariado.

7. Acoger con extraordinario sentido de amistad y solidaridad a los voluntarios, haciéndolos partícipes de nuestros objetivos.

8. Entregarles la “Carta de los Voluntarios” y facilitarles la formación suficiente para el desempeño de su labor.

9. Suscribir con las instituciones a las que servimos un acuerdo por el que se comprometan a manipular correctamente los alimentos que les facilitamos y a que les den el destino para el que se los entregamos.